jueves, 19 de agosto de 2010

El enamoramiento


EL ENAMORAMIENTO

La elección de objeto amoroso que un sujeto realiza a lo largo de su vida viene siempre marcada por un objeto de amor primero y fundamental: la madre. Freud nos descubre esta repetición inconsciente en los objetos de amor que elegimos. Debido a ello, en la estructura psíquica existe algo en contra de la plena satisfacción.

El enamoramiento es un estado psíquico que posibilita el acercamiento al otro. Es una fase temporal. El sujeto enamorado idolatra y eleva a la otra persona a una categoría de perfección extrema. La sensación del enamorado es la de no necesitar nada del mundo. Los enamorados piensan, sienten y viven como uno. El deseo de uno es el deseo del otro.  Los enamorados no pueden estar separados uno del otro. Cuando la realidad se opone a su encuentro son capaces de huir de su realidad y abandonarlo todo por estar juntos.

Hay mucha relación entre el enamoramiento y la locura. Una persona enamorada es capaz de realizar actos que jamás haría en un estado normal. El enamoramiento es supone una limitación del narcisismo y la tendencia a la propia minoración. El enamorado “idolatra” a su amado.

Por regla general, el enamoramiento cede a algún tipo de razón. Es muy difícil sostener semejante estado debido al desgaste de energía psíquica. El enamoramiento acaba ante el descubrimiento de que el otro no es perfecto.  "Ni tú eres lo que imaginé de ti ni yo soy lo que tú creías que era". El encuentro con lo real le lleva al individuo a un nuevo posicionamiento con respecto al otro.

Nunca nos enamoramos al azar, en nuestra elección tiene mucho que ver nuestro primer modelo amoroso. Dice Freud: «Se ama con la libido», por eso que ahí donde ponemos nuestra libido, eso pasa a ser de nuestro interés. El enamoramiento es una expresión de nuestro propio narcisismo. Al amante le falta algo que irá a buscar en el amado. El amor no comienza hasta que el enamoramiento acaba. El enamoramiento tiene como fin natural su transformación en amor, pero resistirán tan sólo los vínculos con fuertes raíces.


Si su relación de pareja no funciona, puede consultarme y le orientaré sin compromiso.
Telf. 952 39 21 65 - info@htpsicoanalisis.com 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada