jueves, 28 de abril de 2011

LA FOBIA. UNA SALIDA A LA ANGUSTIA.

LA FOBIA. UNA SALIDA A LA ANGUSTIA.

¿Vivir sin angustia? Imposible.
La angustia es la primera una reacción ante el peligro, un daño temido procedente del exterior; sin embargo existe una angustia, que podemos denominar angustia neurótica, donde se muestra como reacción ante algo enigmático e inadecuado. Como todos sabemos, de un peligro exterior se puede escapar con la huída, pero de los peligros interiores no podemos escapar.  No es posible vivir sin angustia porque, como estamos viendo, es un mecanismo adaptativo necesario para la vida, sin embargo vivir angustiado es terrible e injustificado.
Cuando hablamos de una persona angustiada nos estamos refiriendo a alguien que no sabe por qué se siente así, no controla su malestar y este le domina. La angustia es el único afecto que no engaña, no tiene objeto. La angustia indica "ahí está tu deseo". La angustia no es ocasionada por la pérdida de algo sino, al contrario, por el llenado, el demasiado lleno que invade al sujeto. La angustia señala la proximidad del goce.
La fobia es una protección contra la angustia. Los síntomas se forman para impedir el desarrollo de la angustia. Ante esa angustia interior el fóbico encuentra una salida en la producción del objeto fóbico, evitando ese objeto evita la aparición de la angustia.
La angustia de la fobia es condicional. No aparece sino ante la percepción de su objeto, puesto que sólo entonces existe el peligro. El objeto fóbico viene a hacer de muralla al goce, es un significante que protege al sujeto del acercamiento al deseo. La verdadera función de la fobia está en sustituir al objeto de la angustia por un significante que provoca temor.
El fóbico es un especialista en evitar cualquier variación, el más mínimo cambio lo sumerge en la angustia. Poco a poco va limitando su vida. Las fobias pueden ser muy incapacitantes para el que las padece: a veces no puede salir de casa, no puede trabajar para ganarse su sustento, de tal manera que queda en total dependencia económica. No existe una relación directa entre el miedo y el objeto de la fobia, simplemente juega un papel simbólico para mantener la angustia a raya.
Las neurosis en general, y las fobias en particular, son hechos mezquinamente solitarios, no quiere esto decir que los que enferman de ello sean culpables, ellos no sabían que su destino era padecer una fobia, simplemente no querían saber nada de otra cuestión.

Helena Trujillo Luque
Psicoanalista
www.htpsicoanalisis.com
Si desea concretar una cita contacte en info@htpsicoanalisis.com