lunes, 14 de mayo de 2012

Charla: La angustia y la Ansiedad. 17 mayo Torremolinos


CHARLA COLOQUIO DE PSICOANÁLISIS
LA ANGUSTIA Y LA ANSIEDAD

Jueves, 17 de Mayo a las 20 horas
Centro Cultural Pablo Ruiz Picasso, Torremolinos
Entrada Gratuita

Impartida por la psicoanalista Helena Trujillo



La angustia es un afecto que guarda relación con la expectación: porque siempre es angustia ante algo, pero mayormente, la angustia tiene el carácter de imprecisión y de carencia de objeto causante, el paciente siente la angustia pero no sabe de qué y es sobre la duda de no saber lo que le hace entrar en angustia. Se relaciona con un componente orgánico-visceral, mientras que la ansiedad refiere más bien inquietud y se relaciona con un componente psíquico. La angustia es, por un lado, una expectación del peligro, y por otro, su reproducción mitigada.
La angustia se presenta en dos formas posibles, una que podríamos denominar como el clásico ataque de angustia que se presenta con aceleración del ritmo cardíaco, aceleración de la respiración, temblores en las manos y en los pies, sudoración, adormecimiento de las manos y, en ocasiones, con sensación de muerte inminente o de volverse loco.
La segunda forma sería una angustia sin angustia, es decir, en vez de manifestarse como he descrito anteriormente, surge como, el equivalente del ataque de angustia, un síntoma en el cuerpo, así, un ataque de asma, un ataque de bulimia, donde el paciente come compulsivamente puede ser también un ataque de angustia. Los vértigos, cuando se han descartado causas otológicas o neurológicas, pueden serlo también.
En general se piensa que la angustia es algo malo o desagradable pero la angustia es, también, necesaria. Tiene una función protectora, funciona como señal de que algo está pasando.Para realizar cualquier nueva actividad en la vida es necesaria una cuota de angustia, cada vez que me siento a escribir, a realizar un trabajo, cada vez que me encuentro con una nueva relación, ante un examen, etc... Algo de angustia hay que aprender a tolerar, cuando no se tolera es cuando se hace síntoma.
Los cuadros de angustia y ansiedad generalmente se producen en relación con un deseo, es decir, en situaciones psíquicas que implican profundamente al sujeto.