domingo, 30 de junio de 2013

Creciendo me fui dando cuenta...



MANIFIESTO

Muchos de los grandes hombres y mujeres que conforman la historia de la humanidad, atravesaron momentos difíciles. Soledad, incomprensión, tristeza, rechazo, desesperanza, pobreza. Algunos de sus nombres no quedaron plasmados en la memoria colectiva, pero fueron sus voces, sus manos, las que construyeron este futuro. Lo diferente es que ellos, ellas, no se dejaron vencer por las dificultades, no cedieron en su deseo, sus palabras siempre fueron guiadas por sus proyectos.
No basta el buen ánimo, el dinero o el halago para conseguirlo, es preciso viajar acompañado, ceder el egoísmo, trabajar y compartir tu tiempo. En esa tarea que es la propia vida y que sólo algunos consiguen, hay momentos de cambio, de decisión, crecimiento. Algo tendrá que abandonarse para abrir nuevos caminos, serán precisas nuevas energías, nuevos compromisos. Nadie te ayudará a romper tus cadenas, es uno mismo el que debe abandonar lo que ya es oscuridad. Frente a las dudas, dejarse aconsejar por los poetas, seguir remando, adelante, no desfallecer.
Habrá quienes se sumen a la propuesta, quienes hagan ese viaje con nosotros y volaremos hacia un mañana vivo, radiante, donde sigamos trabajando para que haya pan y poesía, para que la salud no sea una promesa vana sino un compromiso diario con nosotros mismos. Olvidaremos a los traidores que sólo se ocupaban de sí y no dejaban crecer a nadie. Iniciemos el verdadero viaje que algunos comenzamos, de la mano de la Poesía y el Psicoanálisis hagamos de lo grupal el pasaje apasionante de nuestro tiempo. Unamos las fuerzas, seamos mejores, rompamos el silencio y dejémonos penetrar por los más bellos versos, construyamos el amor.


Helena Trujillo, Psicoanalista Grupo Cero